Cómo se construye un simulador a medida

Etapas y pasos

Para poder construir un simulador a medida de una empresa y su negocio o customizar un modelo ya existente seguimos las siguientes etapas:

Relevamiento.

Para entender el negocio y la cultura de la empresa, interpretar a cabalidad el modelo de gestión e identificar la información disponible.

Concepto.

Descripción conceptual, draft metodológico y boceto gráfico tentativo del tablero de la simulación. Validación interna.

Diseño.

Diseño analítico del tablero, de todos los elementos móviles de la simulación y los recursos auxiliares (presentaciones, ppt, etc.).

Prototipo.

Construcción de un prototipo. Presentación. Evaluación y validación general.

Curso Piloto. Ajustes.

Curso Piloto. Incorporación de todos los ajustes y observaciones.

Validación Final.

Producción definitiva.

Producción del juego de tableros y el resto de los entregables.

Diseño didáctico de la/s actividad/es de formación asociadas al simulador

Finalizada la etapa 3 se pone en marcha, en paralelo, el diseño didáctico de la actividad de formación en sí.

Este proceso comprende:

– Formulación de los objetivos de aprendizaje del taller.
– Diseño y producción de los materiales didácticos de soporte.
– Agenda analítica y guía del facilitador.
– Materiales del participante.

Tutoría (desarrollo opcional)

El proceso de diseño incluye la tutoría.

El proceso de tutoría suele combinar las siguientes instancias:

Material de Lectura previa.
Materiales de Estudio personal post actividad.
Ejercitación.
Sistema de Evaluación: pre y post test, test intermedios, test final del módulo.

Las tareas de diseño deben responder a los siguientes criterios:

Los contenidos de la formación deben estar alineados con las políticas y estrategias de la Empresa.

Muchas veces nuestras actividades se insertan dentro de un programa más amplio y en consecuencia deben articularse tanto con el propósito general del programa como con los restantes módulos y actividades que lo integran.

Los objetivos de aprendizaje a asegurar mediante los distintos diseños deben expresar las competencias que deben evidenciar los participantes al egresar del programa.

Estas competencias, dentro de los límites de una actividad de formación, deben ser objeto de evaluación, seguimiento y refuerzo tanto a lo largo del programa como a su finalización.

Todos los materiales de las simulaciones y del participantes son diseñados de acuerdo al “look & feel” de la empresa. Por lo cual requerimos que se nos informen las pautas de imagen, logos, tipografía, etc. de la Compañía.

Para asegurar los criterios que anteceden necesitamos trabajar en forma integrada en la etapa de diseño con nuestro equipo de contraparte (los responsables internos del programa de formación), para recibir información y orientación. A ellos les corresponde validar los entregables del diseño.

La descripción que acabamos de hacer resume nuestro aprendizaje en conjunto con los clientes y, a nuestro entender refleja un proceso que asegura minimizar los errores y potenciar el servicio final.

Dejar una opinión